Los abrasivos como ruedas, puntas montadas y discos fueron diseñados para cubrir algunas aplicaciones. ¿Sabe si su abrasivo es el más adecuado para su operación? Los fabricantes de abrasivos trabajan principalmente con cinco variables para lograr los mejores resultados según la aplicación. Aquí le mostramos estas 5 variables y cómo puede utilizar este conocimiento para obtener mejores resultados en su operación.

Primeramente debemos saber que para hacer los abrasivos aglomerados (como ruedas, copas, discos o puntas montadas) se requiere un grano abrasivo y un adhesivo, y para obtener sus propiedades específicas se selecciona grado, estructura y tratamiento apropiado. Las ya mencionadas son las 5 variables necesarias para obtener buenos resultados.

Variables:

1. Grano abrasivo

  • Óxido de Aluminio consiste de granos de formas burdas que son muy resistentes en su forma menos refinada. Se produce en diferentes refinamientos y por su versatilidad se puede usar desde aplicaciones muy duras hasta suaves. Este es el abrasivo más utilizado.

  • Carburo de Silicio es duro y filoso con fuerza excepcional, pero debido a que es quebradizo, se rompe más rápido que el óxido de aluminio en cargas pesadas.

  • Grano cerámico es un óxido de aluminio cerámico que es muy resistente en todos los grados. Provee durabilidad y corte excepcionales. Es más caro, por lo que se debe evaluar su costeabilidad con respecto a los otros minerales.

Dentro de cada mineral existen diferentes niveles de calidad. Los más comunes en óxido de aluminio son: 23A, 27A, 28A, 29A, 36A y AMA. Cada uno con características de fragilidad, agresividad, velocidad de corte y formas distintas. En carburo de silicio y cerámico existen menos opciones.

2. Adhesivo

El adhesivo es el que sostiene los granos abrasivos y los mantiene unidos. Este no tiene la capacidad de corte. Hay varios tipos como son el vitrificado, resina y látex.

  • Adhesivo vitrificado es un adhesivo de vidrio o cerámico que es muy duro y comparativamente quebradizo.

  • Adhesivo resinoso es fuerte y resistente. Absorbe los golpes mejor que el vitrificado. Se usa para remoción rápida de material y es popular en fundiciones para operaciones manuales. Funciona bien en acero inoxidable, bronce, latón y aluminio.

  • Adhesivo látex se usa en aplicaciones suaves para acabados especiales.

3. Grado de dureza

El grado de dureza se controla con el tipo de adhesivo que se usa y la mezcla de adhesivo y grano que se maneja. Los grados suaves generalmente se usan en materiales muy duros, en áreas grandes de contacto y remoción rápida de material. Los grados duros generalmente se usan para materiales suaves, con pequeñas áreas de contacto y ruedas de mayor durabilidad.

Los rangos normalmente se miden con letras:

De la F a la I: Suave

De la P a la R: Mediano

De la T a la V: Duro

4. Estructura

La concentración de los granos abrasivos en un área específica determina la estructura del producto. Para incrementar la porosidad, se agrega un material que se evaporará al hornear el producto que es lo que produce la estructura abierta.

Los rangos de densidad que existen son:

1 a 3: Cerrado

4 a 5: Normal – Puntas montadas

6 a 9: Normal – Ruedas

10 a 12: Abierto

5. Tratamiento

Cuando se da un tratamiento a un abrasivo, los poros normalmente se llenan de una sustancia que asistirá en su desempeño. Los tratamientos que se dan son para evitar que se tape, ayudar en el corte, mejorar la vida, o lubricar al cortar. Los tratamientos principales son de sulfuro, resina o cera.

  • Tratamiento de sulfuro sirve para mejorar la acción de corte y permitir una operación con menos calor. Estos abrasivos se deben utilizar con un refrigerante.

  • Tratamiento de resina endurece el producto abrasivo y agrega lubricación al corte.

  • Tratamiento de cera es popular al trabajar con latón o aluminio, ya que disminuye la posibilidad de que se tape y lubrica para facilitar el corte.

Si requiere más información puede comunicarse a info@censaindustrial.com

Call Now Button