De acuerdo con la generación de calor y fricción hay dos categorías generales de fluidos para corte: Refrigerantes y Lubricantes.

Refrigerantes

Los refrigerantes son fluidos para corte diseñados para reducir los efectos del calor en las operaciones de maquinado. Tienen efecto limitado sobre la magnitud de energía calorífica generada durante el corte, pero extraen el calor que se genera, de esta manera se reduce la temperatura de la herramienta y de la pieza de trabajo, y ayuda a prolongar la vida de la herramienta de corte. La capacidad que tiene un fluido para corte de reducir la temperatura del maquinado depende de sus propiedades térmicas. El calor específico y la conductividad térmica son las propiedades más importantes. El agua tiene un calor especifico y una conductividad térmica mayores, con respecto a otros líquidos, por esta razón se utiliza como base de los fluidos para corte del tipo refrigerante. Estas propiedades le permiten al refrigerante extraer el calor de la operación, reduciendo así la temperatura de la herramienta de corte. Los fluidos para corte tipo refrigerante parecen ser más efectivos a velocidades de corte relativamente altas, donde la generación del calor y las altas temperaturas son un problema. Son más efectivos en los materiales susceptibles a las fallas por temperatura, como los aceros de alta velocidad, y se usan frecuentemente en operaciones de torneado y fresado donde se genera calor en grandes cantidades. Por lo general, los refrigerantes son soluciones o emulsiones en agua debido a que esta tiene propiedades térmicas ideales para estos fluidos para corte.

Resultado de imagen para refrigerantes manufactura

Lubricantes

Los lubricantes son fluidos basados generalmente en aceite, formulados para reducir la fricción en las interfaces herramienta-viruta y herramienta-trabajo. Los fluidos lubricantes de corte operan por lubricación de presión extrema, una forma especial de lubricación en el límite que involucra la formación de una capa delgada de sales solidas sobre la superficie caliente y limpia del metal a través de reacciones químicas con el lubricante. Los compuestos de azufre, cloro y fósforo del lubricante causan la formación de estas capas superficiales, que actúan para separar las dos superficies metálicas (de la viruta y de la herramienta). Las películas de presión extrema son más efectivas para reducir la fricción en el corte de metales que en la lubricación convencional de límites. Los fluidos para procesos de corte tipo lubricante son más efectivos a velocidades bajas de corte, tienden a perder su efectividad a altas velocidades, arriba de 120 m/min, debido a que el movimiento de la viruta a estas velocidades previene que el fluido para corte alcance la interface herramienta-viruta. Además de las altas temperaturas de corte que generan estas velocidades, los aceites se vaporizan antes de que puedan lubricar. Las operaciones de maquinado como el taladrado y el roscado se benefician por lo general de los lubricantes. En estas operaciones se retarda la formación de acumulados en el filo de corte y se reduce el momento de torsión de la herramienta.

Resultado de imagen para lubricantes manufactura

Si deseas recibir más información no dudes en contactarnos en info@censaindustrial.com

Call Now Button