Es muy común que existan problemas de porosidad en acero, en especial si utilizas un primer (base protectora) para soldar. Al utilizar un primer lo haces con el fin de que no haya defectos al momento de soldar, sin embargo esto dependerá del grosor de la capa y de diversas variables más.

Los proveedores tienen límites variables en el grosor y el tipo de primer soldable que usan, pero hay límites inferiores y superiores. Al utilizar muy poco no será capaz de proporcionar una protección adecuada contra el óxido, mientras que usar demasiado causará problemas como la porosidad, entre otros.

En muchos casos, no es el primer el único que causa la porosidad, sino una combinación del tipo de junta (unión), el gas de protección, el electrodo de soldadura, la técnica de soldadura y los parámetros de soldadura.

Las juntas en T montadas sin ninguna preparación de material de base a menudo atrapan impurezas o exceso de primer entre el borde y el lado ancho del material de acoplamiento. Si es posible, intente pulir el borde para eliminar cualquier exceso de primer o basura de la operación de corte. Esto puede reducir en gran medida los problemas de soldadura.

Si el primer es demasiado grueso en la superficie principal, lo único que puede hacer para minimizar los posibles problemas de soldadura es quitarlo del área inmediata donde se va a soldar.

Por último, asegúrese de que su técnica de soldadura incorpora un ligero ángulo de arrastrar, pero no demasiado excesivo.

Si desea recibir más información no dude en contactarnos en info@censaindustrial.com

Call Now Button