Figura 1

A diferencia de un abrasivo recubierto, una carda no es una herramienta para remover metal. Por supuesto, es posible forzar la carda y remover un poco de metal, pero no se recomienda. Las cardas no duran mucho, simplemente porque no están diseñadas para hacer las tareas de un disco rectificador abrasivo.

También a diferencia de sus primos abrasivos recubiertos, protegidos o no tejidos, las cardas no retendrán partículas previamente rectificadas. Cuando se limpia material superficial como óxido con una carda, en realidad no hay espacio en la carda para que se acumulen partículas.

Antes de adentrarnos en la selección y técnica de las cardas, es útil entender cómo limpia y desbarba una carda en realidad.

Las puntas del alambre hacen el trabajo, sólo ellas. Si las puntas no están perpendiculares o lo más perpendicular posible con respecto a la pieza de trabajo, no están haciendo contacto total. Si no están haciendo contacto total con la pieza de trabajo, no están trabajando tan eficientemente como podrían.

A continuación te mostramos lo que debes tomar en cuenta al seleccionar cardas:

Material

Forma y diámetro de la carda

Diámetro del alambre

Estilo de alambre

Densidad del alambre

Longitud de recorte

Esperamos esta información haya sido de ayuda. Si desea recibir más información no dude en contactarnos en info@censaindustrial.com

Call Now Button